Mi primera experiencia con la pintura Chalk Paint

Ya sabéis que soy una gran fan del mundo DIY y tanto leer publicaciones acerca de las maravillas de la pintura Chalk Paint, ¡ya no podía esperar ni un minuto más en utilizarla!


La pintura Chalk Paint o "pintura pizarra" es muy sencilla de utilizar, está pensada para utilizarse en casa y realmente no es necesario tener muchos conocimientos ni un lugar especial para aplicarla. Su textura es muy densa y facilita mucho su aplicación al no gotear casi. Se limpia con agua fácilmente y no tiene olor que siempre se agradece. No precisa lijado ni decapado ni tampoco tener aplicada una base previa.

Sirve para pintar todo tipo de superficies y su acabado es completamente mate.

Bueno pues una vez que os he explicado las maravillas de la pintura Chalk Paint, deciros que el viernes pasado ya no pude esperar más, busqué un lugar en Madrid en donde la vendiese y me dirigí a Hola Mamá Store (por cierto una monada de tienda, si tenéis la oportunidad no dejéis de visitarla).



Mi idea inicial era la de decorar un capazo para mi hija pero como no había el color mint que ella quería hasta el próximo miércoles, decidí comprar tres colores y decorar algo con ellos. En la misma tienda encontré unas cajitas de papel maché en forma de casa ideales y con ellas me puse manos a la obra.

Los colores que compré fueron: Blanco neutro, Fucsia Antiguo y Azul real además de alguna otra cosita que os enseñaré más adelante.



   

Y en cuanto estuve en casa busqué una brochita y ¡¡¡manos a la obra!!! 


Sólo hace falta una capa porque la pintura Chalk Paint es muy cubriente y además seca enseguida.


Y este fue el resultado final fue esté


¿Que os parece? ¡Yo creo que son una monada! 
¡¡Ahora a buscarles un sitio en casa!!

Y vosotras ¿ya utilizáis la pintura Chalk Paint, que habéis pintado con ella?

¡¡Estoy deseando ver vuestros comentarios, un abrazo gordo!!