Hoy Compartimos ... "Me lo contó mi abuela"

¡Hola!

Hoy el post es muy especial. En primer lugar tengo que pedir disculpas porque debía de haberse publicado el lunes, ya que es una iniciativa conjunta de Hoy compartimos. Pero una hospitalización familiar de última hora y no esperada ha hecho que no fuera posible. 

¡Pero ya estamos bien y en casa!

Todos los meses, los bloggers que participan en la iniciativa de Hoy compartimos..., publican un post sobre un tema común el mismo día y a la misma hora. Yo me he unido recientemente a esta iniciativa y considero que es muy interesante para conocer otras bloggers y puntos de vista y opiniones diferentes de un mismo tema.


Este mes era muy especial, "Me lo contó mi abuela" teníamos que hablar de algo que fuera memorable para nosotros porque nos lo había contado alguien querido nuestro abuelo o abuela.

Para mi los abuelos son lo mejor del mundo, tienen la suerte de sólo ocuparse de querernos y mimarnos, el trabajo duro de educar es de los padres. Considero que para los abuelos es treméndamente beneficioso el contacto con la nueva generación y para los niños una fuente de cariño y ternura infinitos, ellos cuentan historias personales que no están ni en los cuentos ni en los libros, historias de verdad que forman parte de nosotros desde el mismo momento en el que las conocemos. Esto no lo pueden sustituir los padres. 

Yo siempre he sentido adoración por mis abuelos y ni que decir tiene que ellos sentían aún mucho más por mí.

Dentro de lo que cabe he sido una privilegiada porque he conocido a mis abuelos paternos y a mi abuela materna. Lamentablemente mi abuelo materno murió cuando mi madre era muy pequeña.

Con los que más cercanía he tenido ha sido con los paternos por vivir en la misma ciudad y ser nieta única. Y tengo que reconoceros que mis abuelos Pedro y Antonia han sido dos figuras clave para mí. Muchas veces prefería estar con ellos mejor que con mis padres, me daban todos los caprichos, jugábamos a las cartas, me contaban historias de "su vida", y quizás esta última parte siempre ha sido la más fascinante para mí.

Recuerdo decirle a mi abuela, "abuela cuéntame tu vida" y ella decía, "pero hija si ya te la he contado muchas veces ..." Pero yo siempre quería oirlo una y otra vez, me parecía increible todo lo que contaba, como un libro con un final bueno podríamos decir, los tiempos difíciles de sus padres, la guerra, los seres queridos que cayeron, la dura vida de la posguerra. Mi abuela era más habladora y contaba más cosas, me parecía una heroína, todo lo que contaba parecía salido de una novela o una película. 

Puede parecer pretencioso, pero me acuerdo de todo lo que me contó y a veces pienso que debería escribirlo para que quede reflejo de ello en algún sitio y que toda esa información no se pierda.




Creo que mi abuela Antonia fue una superviviente, como muchas mujeres de esa época no tuvo una vida fácil de joven, hija de una familia humilde, siempre siempre colaboró en la actividad que proporcionaba ingresos a la familia, una tienda de frutas y verduras. Ella y sus hermanos se dedicaban a hacer el reparto a los distintos domicilios que lo solicitaban. Mucho trabajo duro. Nació en Madrid y vivió en Madrid casi toda su vida. Madrileña de pro de la céntrica calle del Pez.


La guerra le hizo pasar duros momentos en donde perdió a su hermano y a su primer marido tras tan sólo tres meses de matrimonio. Dificultades, miedo, escasez de muchas cosas. Me dejó un anillo que era de su abuela y me contaba que muchas veces estuvo empeñado para pasar la semana y luego vuelto a recuperar en cuando reunían el dinero para ello.

Después conoció a mi abuelo, se casó de nuevo y tuvo a mi padre como único hijo.

Era una mujer guapa y presumida. Cuenta que de joven le gustaba pintarse mucho los labios y siempre llevó unas uñas arregladas impecables siempre pintadas en rosa perlado, tenía unas manos preciosas incluso de mayor, llamaban la atención.

Me cantaba canciones antigüas, historias de sus padres y hermanos. Historias de los momentos duros de la guerra con los bombardeos, el estraperlo. Pero también cosas alegres y las canciones de su época. Ya casi no me acuerdo de ellas.

Recuerdo lo terriblemente ordenada que era y mucho más en la cocina. Era capaz de cocinar apenas sin manchar casi ningún cacharro. Y creo que eso lo he heredado de ella. Soy incapaz de cocinar sin ir recogiendo a la misma vez. Eso y la manicura.

Desafortunadamente tuvo problemas de corazón en torno a los cuarenta y tantos años que limitaron desde entonces mucho su vida y sus actividades. No se quiso operar por miedo, hasta que a los sesenta y tantos ya no le quedó más remedio y tuvo que hacerlo de urgencia.

Me rechiflaban sus camisones de batista siempre en colores blanco o pastel y sus delantales. Todavía guardo alguno de recuerdo.

Tenía muchas cajas de cartón y de madera con fotos y recuerdos guardados. A mi me encantaba curiosearlo todo y preguntarle mil veces que eran y de dónde venían.



Todavía la estraño, a los dos, mis abuelos fueron para mí esenciales en mi infancia y mi juventud y aunque vivieron hasta mayores, para mi se fueron pronto.

Pienso en ellos casi todos los días, me hubiera gustado que vieran a mi hija como ha crecido, que finalmente aprendí a conducir, y muchas cosas más. Siempre se queda corto el tiempo que compartes con ellos.

Espero que guardes muchos y entrañables recuerdos de tus abuelos si tuviste suerte como yo de conocerles y compartir tiempo con ellos.

Me encantaría saber que es el recuerdo más agradable que guardas de ellos.

No dudes en visitar el blog del resto de compañeras que participan en esta iniciativa y lo que nos cuentan de sus abuelos.


Image and video hosting by TinyPic

28 comentarios:

  1. Una historia conmovedora y entrañable. Siento que ya no los tengas contigo, pero te queda su recuerdo y sus historias.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola y bienvenida! Es ley de vida que los perdamos, pero siempre nos quedará su recuerdo. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Yo tuve la suerte de contar con tres abuelas: la paterna, la materna, y una tía de mi madre que vivía con nosotros, y que para mí era madre, abuela...todo junto. Falleció hace casi dos años, y se la extraña muchísimo. Me encantaban sus historias de cuando era joven, con sus amigas que conservó toda la vida y que para mí eran como mis tías. Mi abuela paterna murió con ¡100 años! y era una maravilla ver cómo recordaba todo, estuvo así de bien hasta el final.

    Creo que las nuevas generaciones deberían prestar atención a los consejos, la sabiduría y la experiencia de los abuelos; yo, personalmente, aprendí mucho de todos ellos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, espero que nuestras generaciones puedan aprender de sus abuelos y los valoren. Indudablemente y por ley de vida los pierdes pronto, pero sus recuerdos siempre quedarán en nuestras memorias. A mi me enseñaron muchas cosas de la vida y a que a pesar de las barreras que te ponga la vida hay que seguir adelante.

      Un besote!

      Eliminar
  3. Pero que preciosidad de artículo, me ha encantado. Yo al igual que tu conocí a mis abuelos paternos y a mi abuela materna porque mi abuelo materno falleció siendo mi madre muy pequeña. Guardo los mejores recuerdos,las más bonitas historias y las grandes lecciones de superación que me han enseñado. Los abuelos son el mayor tesoro que tienen los niños hoy en día. El recuerdo que dejan es la mejor herencia. Muchas gracias por tus palabras. Besos (La Trastienda de María)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, cómo me alegra que te haya gustado el post! La verdad es que mis abuelos eran especiales para mi. Siempre los llevaré en mi corazón!! Me alegro que también pudieras disfrutar con los tuyos. Un beso guapetona!

      Eliminar
  4. ¡Qué bonita historia! Yo sólo conocí a mi abuela materna y mi abuelo paterno. Me da pena no poder haber estado con ellos más tiempo, pero es lo que tiene ser la pequeña de la familia... Me dan envidia mis amigos que todavía tienen a sus abuelos con ellos. Son tan especiales...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maite! Los abuelos son especiales y quedan en nuestro recuerdo para siempre.

      Un besote guapa!

      Eliminar
  5. Qué grandes historias cuentan siempre las abuelas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto son las historias de la vida! A veces tristes, a veces alegres pero fascinantes para mí! Besos Marialu!

      Eliminar
  6. Me ha encantado el post!!! ¡Qué interesante la vida de tu abuela!

    Yo he tenido la gran suerte de conocer a mis cuatro abuelos y, aunque ya sólo me quedan dos, los adoro y me encanta pasar tiempo con ellos. La relación que se establece con los abuelos es única y maravillosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy de acuerdo Nahia, la relación con los abuelos es especial! Disfruta mucho de ellos todo el tiempo que puedas!

      Besos!

      Eliminar
  7. Si Mª Paz, nuestros abuelos pasaron tiempos difíciles la guerra y la posguerra, pero no dejaron de luchar por sus familias y gracias a Dios hemos podido disfrutar de ellos.
    besos
    Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, tienes mucha razón, somos afortunadas porque pudimos disfrutar de ellos y guardar sus recuerdos!

      Besos y buen fín de semana!

      Eliminar
  8. ¡¡Qué post tan chulo Mari Paz!! Qué suerte es poder conocer a los abuelos, la relación con ellos es muy especial y siempre te miman... Los recuerdos con ellos son para siempre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que os guste! Soy afortunada por haber disfrutado de ellos!

      Besotes a las dos!

      Eliminar
  9. Me alegra que al fin estuvieras aquí,un post precioso, es increíble con lo que pasaron nuestras abuelas, siempre tuvieran fuerzas para seguir..
    un abrazo !!
    Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, no pudo ser antes, pero lo importante es que está! Fueron unas luchadoras sin duda!

      Besos Rosa!

      Eliminar
  10. Antes de nada, Mari Paz, espero que esa hospitalización de un familiar no haya sido grave y que todo vaya bien corazón.

    Tu abuela era bellísima, incluso diría que tenía un magnetismo especial, esa foto es bellísima, que pestañas, que pose de artista, se nota que es cierto que era una mujer presumida.

    Los abuelos deberían permanecer en nuestras vidas siempre... pero mientras estén en nuestro recuerdo, ellos siempre estarán aquí!!

    Un beso fuerte y gracias por tu esfuerzo para postear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Mi marido ya está en casa y recuperándose. Muchas gracias por tus bonitas palabras sobre mi abuela, tuvo una vida dura y fue una gran mujer! Tienes mucha razón, todos sus recuerdos están con nosotros y es una forma de quedarnos con algo de ellos. Un abrazo!

      Eliminar
  11. ¡¡Qué bonito cuando recordamos a nuestros abuelos!! Ya hace mas de 20 años que murió la única abuela que me quedaba, y aún la recuerdo perfectamente, yo siempre me iba a dormir a su casa tras fallecer mi abuelo, y fueron 11 años, la quería como a mi propia madre, y no porque me consintiera, que también lo hacía, pero también me reñía y me mandaba hacer tareas de la casa como mi madre, pero ella era especial para mi, y se que desde el cielo, ella y mi abuelo, son mis ángeles de la guarda!! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bonitas tus palabras. Los abuelos son especiales, se establecen unos lazos completamente distintos a los que tenemos con los padres. Y estoy de acuerdo contigo, estoy segura que desde donde estén velan por nosotros.

      Un beso grande guapa!

      Eliminar
  12. Que historia mas bonita MPaz.
    Pensar en mis abuelos me llena de ternura y de historias increibles. Tuvieron unas vidas durisimas y aun asi fueron muy felices con las cosas mas pequeñas.
    Besotes
    Lourdes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lourdes, si fueron una generación que tuvieron que pasar muchas penalidades, pero también disfrutaron de las cosas pequeñas. Esta parte es la que nos falta a nosotros!

      Besotes guapa!

      Eliminar
  13. ¡Hola Mari Paz! sigo por aquí. Espero que todo vaya bien, nosotras también estamos de hospitales con mi "tía abuela", tía bisabuela de mis peques. Tiene ya 92 años y yo creo que para tod@s ha sido como una abuela. La figura de los abuelos es fundamental para mí hablo como hija y como nieta. Cómo hija, no se que haría nuestra generación sin la ayuda de nuestros padres, como nieta el recuerdo que nos queda siempre lo llevamos dentro. Muchísimos besooos http://40ytantas.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Piluca, mi marido ya está en casa después de la operación. Espero que tu tía abuela mejore, no importa cómo sean de mayores, los necesitamos y siempre el tiempo que compartimos con ellos se quedará corto para nosotros. Tienes toda la razón nuestra generación le debe mucho a la de nuestros padres. Gracias a mis padres, mi hija siempre ha disfrutado de sus atenciones y cariño cuando yo tenía que viajar, cuando estaba malita y yo no sería nadie sin ellos. Son todo un ejemplo para mí.

      Un abrazo a las dos. Guapas!

      Eliminar
  14. Acabo de descubrir tu blog y quiero felicitarte especialmente por esta entrada. Es todo un homenaje a tus abuelos y ellos se sentirán muy orgullosos de tí por eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jacky, me alegran mucho tus palabras. Mis abuelos eran algo muy grande para mí. Gracias por tu comentario y espero verte pronto por aquí!

      Un abrazo!

      Eliminar

¡Gracias por vuestros comentarios, estoy deseando charlar con vosotras!
Ah y si os gusta mi blog, no dudéis en suscribiros. ¡Un abrazo!